español

720by157-218-Content-Image-ECCAM-banner

“TODO EL MUNDO MERECE UN PROXIMO DIA”

Por Neil Howie (traducción de Álvaro Ballesteros)

Este año será diferente, te dices a ti mismo el 1 de enero, aunque te levantas todos los días sintiéndote mal. Visitas a tu medico y ella te dice que tiene que hacerte unos cuantos análisis. Esperas los resultados y al cabo de diez días, antes de volver al trabajo tras las vacaciones, la visitas de nuevo, asustado en cierto modo por si van a encontrar algo. A los cinco minutos de empezar el análisis, te dicen que tienes un gran tumor. Entonces sí que te asustas de verdad…

Enero de 2014 empezó así para mí. El día de mi cumpleaños, una semana después de aquel primer análisis, entré en el quirófano y me sometí a una gran operación. El mes siguiente, al saber los resultados de la biopsia, me dijeron que tenía cáncer de colon en la etapa tres. Durante los siguientes seis meses me sometí a quimioterapia doce veces, pasando periodos de tres días en el hospital y reponiéndome los diez días siguientes, antes de volver a la carga.

Durante ese tiempo me di cuenta también de la suerte que tenía, por contar con el apoyo de mi mujer y mi familia, así como con el de mis amigos. Teniendo en cuenta que además estaba a 2.200 km de mi casa en otro país donde no hablo la lengua local, su apoyo era muy importante.

En abril, durante el tratamiento, vi la maratón de Londres y me prometí a mi mismo que si sobrevivía al cáncer, correría dicha maratón el año siguiente, el 26 de abril de 2015. No había corrido en absoluto durante siete años, así que incluso estando sano correr una maratón era un gran reto para mí. La quimioterapia es muy desagradable así que lo de la carrera me sirvió para pensar en positivo y centrarme en el futuro. Lo comenté con mis amigos y ellos me animaron a centrarme en ello al tiempo que juntos desarrollamos un plan para apoyar programas de beneficencia contra el cáncer, como EuropaColon que ayuda a tantas personas con cáncer de colon.

A finales de agosto, los resultados de la quimioterapia vinieron limpios, de modo que pude empezar a plantarme la vuelta a una vida normal. Volví al trabajo tras un paréntesis de siete meses. Y empecé a correr de nuevo a pesar de no haber corrido en años, aunque al principio no fuesen más que cinco minutos, muy despacio (casi no sentía mis pies) hasta ir aumentando en distancia y velocidad. También empecé a organizar actos para recaudar dinero para organizaciones benéficas que luchan contra el cáncer, ayudando a tantos que no han tenido la misma suerte que yo.

Llegado diciembre, ya había organizado numerosos eventos: en clubes, concursos nocturnos, cenas de gala y cenas con entretenimiento. A través de estos eventos recaudé miles de euros para las organizaciones benéficas que luchan contra el cáncer y conseguí cubrir los gastos de mi futura participación en la maratón de Londres 2015. Había vuelto a correr habitualmente, y si en octubre apenas pude correr la mitad de la maratón de Liubliana, a final de año ya podía hacer 21 km mucho mejor.

El día de mi cumpleaños en 2014, en la eded de 45 años, estaba en un hospital esperando a someterme a una dura intervención quirúrgica y con muchos miedos en la cabeza al pensar en mi futuro. Justo un año después, acabo de correr una carrera de 15 km como entrenamiento para correr la próxima maratón de Londres.

La vida en general no es siempre fácil y muchas situaciones duras nos vienen impuestas en distintos momentos de nuestra vida. Afrontarlas siempre con ánimo positivo es algo que todos debemos hacer, desde nuestro interior y con el apoyo de nuestros familiares y amigos. EuropaColon es una organización benéfica que trabaja para ayudar para que los que sufren cáncer de colon tengan ese próximo día y puedan mantenerse positivos.

Puedes ver por lo que he pasado en mi web neil4bc.org.uk o en facebook.com/neil4bc.
Artículo escrito para la revista European Colorectal Cancer Awareness Month ‐ Marzo 2015.